En este momento estás viendo Uso veterinario del ácido hipocloroso

El ácido hipocloroso es un derivado del cloro que no es corrosivo ni cáustico y sin embargo es un excelente bactericida si es menos de 10 minutos es capaz de eliminar la gran mayoría de las bacterias patógenas en piel y mucosas según estudios realizados en laboratorio.  Actualmente, en Whater, nos hayamos en proceso para sacar al mercado nuestro desinfectante para uso veterinario a base de ácido hipocloroso. Este producto supone un gran avance para nuestras mascotas y para los animales en general, dado que se reduce la necesidad de usar antibióticos y otros antisépticos tóxicos o perjudiciales para la piel o las mucosas.

El origen de el ácido hipocloroso

Fue en la primera guerra mundial cuando se emprendió la búsqueda de un desinfectante bactericida que no dañará los tejidos y se pudiera aplicar directamente sobre las heridas. Esto era debido a las alarmantes muertes por heridas infectadas en los soldados. En 1915 Carrel y Dakin, después de numerosos estudios, lanzaron el ácido hipocloroso como el milagro cura heridas. Lamentablemente los problemáticos que tenía preparar el compuesto y la corta duración que tenía, lo llevaron a quedar en el olvido.

Hasta que en 1970 el ingeniero de minas, Michailowitsc Bakhir, estudió un fluido que denominó agua electrolítica alcalina, descubriendo las propiedades de desinfección que presentaba ante las infecciones por radiación producidas en sus operarios. Durante la guerra fría, Bakhir continuó sus investigaciones en Moscú, en el  que se considera el mayor programa de investigación civil durante los años 80. En la actualidad se ha conseguido estabilizarlo, logrando patentarlo a nivel mundial. Hoy se utiliza en el ámbito sanitario, por ejemplo se utiliza en desinfección de áreas hospitalarias, siendo, por ejemplo, Eclorite el producto elegido para la campaña de vacunación en el Estadio de la Cartuja.  y en el mercado farmacéutico veterinario. Lo cual da la posibilidad a los veterinarios de usarlo en todo tipo de heridas.

Las mascotas son siempre parte de la familia

A continuación conocerás los usos del ácido hipocloroso para los animales y seguro que te van a sorprender ya que se obtienen magníficos resultados, sobre todo en el tratamiento de las heridas.

¿Qué ventajas tiene el uso del ácido hipocloroso para animales?

No solo se consigue un proceso de cicatrización más corto en las heridas. Ya sabemos que las heridas son particularmente difíciles en la veterinaria. Mayormente, porque las mascotas son pacientes inquietos y poco pacientes, valga la redundancia, a la hora de curar sus heridas. Las lamen o las muerden sin dar tiempo a una curación efectiva. Pero el ácido hipocloroso, al ser menos agresivo con la piel que otros antisépticos, no les produce tanta irritación. Pero eso no es todo, sino que además evitamos el uso de antibióticos locales, gracias a todo esto el animal casi no toca sus heridas. Por lo que muchas veces ni siquiera hace falta colocarle el collar isabelino. Además, en caso de que el animal lama sus heridas, no es tóxico. Es decir, que es seguro también para el animal, puesto que se evitan intoxicaciones.

Usos del ácido hipocloroso para animales

En el ámbito veterinario el ácido hipocloroso se ha utilizado en muchísimos tipos de herida. Sobre todo en las más complicadas y extensas. Esto es porque permite un excelente control de bacterias contaminantes y una activación del sistema de defensa de la piel, lo cual acelera el proceso de la cicatrización. Es decir, se reduce considerablemente el tiempo de curación de las heridas. Podemos utilizar el ácido hipocloroso para animales en heridas de todo tipo. Desde heridas superficiales en la piel o mordeduras más profundas, hasta accesos abiertos (qué son muy frecuentes en gatos no castrados), pasando por heridas quirúrgicas, suturas en la piel, etcétera.

La misma solución, de uso veterinario, ha sido utilizada, debido a la licencia que tiene el medicamento, para los problemas de otitis en perros y gatos. Se usa, tanto para ayuda del tratamiento, como para mantenimiento de oídos sanos, debido a que actúa contra la gran mayoría de los gérmenes que producen otitis en el perro y en el gato. Este efecto biocida es gracias al cual se acorta considerablemente el tiempo de duración de la infección en el oído.

Deja una respuesta