En este momento estás viendo Eclorite, la desinfección ecológica

Eclorite es un innovador producto desinfectante basado en el ácido hipocloroso estabilizado, que actualmente se encuentra en boca de todos gracias a su efectividad contra el COVID19. Sin embargo, su origen data de 1970, cuando el ingeniero de minas, Michailowitsc Bakhir, estudió un fluido que denominó agua electrolítica alcalina, descubriendo las propiedades de desinfección que presentaba ante las infecciones por radiación producidas en sus operarios. Durante la guerra fría, Bakhir continuó sus investigaciones en Moscú, en el mayor programa de investigación civil durante los años 80.

Continuando paralelamente con sus investigaciones basadas en el trabajo de Elie Metchnikoff (premio nobel 1908), sobre la capacidad de los glóbulos blancos de atacar a los virus, hongos y bacterias, y la experiencia obtenida con el agua electrolítica.

Tras la caída del muro de Berlín, Bakhir consigue recopilar todos esos años de estudio y patentar a nivel mundial la célula de electrocloración por membrana permeable, aunque no será hasta el 2001 cuando Bakhir diseñe la membrana selectiva de iones que de paso a la producción en serie.

¿Pero qué es Eclorite?

Como hemos dicho, el Eclorite es ácido hipocloroso estabilizado. Al ver un nombre como este, podemos pensar que es un producto dañino o corrosivo, pero nada más lejos de la realidad.

El ácido hipocloroso es un producto que se utiliza actualmente como desinfectante sanitario. Según su concentración y uso, se puede tipificar de varias formas, aunque lo podemos definir de forma sencilla como un desinfectante clorado.

Eclorite no sólo es ácido hipocloroso, sustancia que está reconocida como uno de los más potentes biocidas para la prevención contra virus, hongos y bacterias, sino que, además, es biodegradable y 100% inocuo para el ser humano y el medio ambiente, ya que imita el comportamiento de los Glóbulos blancos. Y al estar producido con agua, sal y electricidad, no hay que almacenar químicos tóxicos o corrosivos para su proceso.

Usos en la actualidad

Aunque actualmente la posibilidad de su envasado se encuentra en trámites para cumplir la normativa vigente, Saniwhater dispone de la equipación necesaria para generar in situ la cantidad necesaria para desinfectar cualquier espacio.

Generado in-situ sirve para el tratamiento de aguas de piscinas, parques acuáticos o estanques. También es conocido su uso en aguas residuales o regeneradas. Se usa en tratamientos de aguas como desinfección de agua potable, control de Legionella y tratamiento de agua de riego. Otro de sus usos es para la nebulización de semilleros, invernaderos y viveros, así como el lavado de frutas y verduras. A un nivel industrial es usado en la desinfección de plantas envasadoras, tratamiento de torres de refrigeración, y en la industria agroalimentaria. También para la desinfección de calles y grandes superficies, en el sector hostelero, e incluso en la desinfección de hospitales y residencias.

saniwhater limpiador de manos con eclorite y lavanda en formato petaca

El eclorite envasado, además, se puede utilizar para la desinfección del agua de consumo, tanto de uso doméstico como profesional; sirve para la desinfección de instalaciones, comercios, negocios, escuelas y centros deportivos y de ocio, restaurantes, hoteles, etc.; para pulverización sobre plantas o para el lavado de frutas y verduras en bufet o expositores; y para uso cosmético, como materia prima para alternativas al hidroalcohol, en productos como Saniwhater limpiador de manos.

Ventajas de su uso para el ser humano y para el planeta

Dentro de las grandes ventajas que tiene el uso de Eclorite como desinfectante, es imprescindible mencionar su efectividad ante virus como el Covid19, ya que ha demostrado que es capaz de erradicarlo en pocos segundos.

Además, es un potente biocida efectivo también ante otros patógenos perjudiciales para el ser humano, como la legionella. Sin embargo, al tener un funcionamiento biológico similar a la reacción del cuerpo humano, es inocuo para las personas. Es decir, al funcionar de forma similar a los glóbulos blancos, presentes en nuestro cuerpo, no lo detectamos como un agente invasor y no es dañino para nosotros.

Pero esto no es todo, al ser producido con materias primas renovables, sostenibles y biodegradables, no es tóxico, y es amigable con el entorno. En definitiva, tenemos a la vista un biocida con la capacidad de prevenir los agentes patógenos más perjudiciales para el ser humano, completamente inocuo para la salud y el ecosistema, evitando irritaciones y problemas respiratorios derivados de la inhalación de tóxicos.

Se puede decir, sin temor a equivocarse, que actualmente es el biocida con más ventajas y sin ningún inconveniente, puesto que Saniwhater te ofrece la posibilidad de llevarlo al lugar que tú necesites, generando la cantidad que precises. Siempre estamos dispuestos a ayudar, porque para nosotros, lo normal es prevenir.

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 8 comentarios