En este momento estás viendo La guerra y el agua

Siguiendo con nuestra particular celebración de La Semana Mundial del agua, hablamos hoy de las dificultades de abastecimiento en zonas desérticas y donde existe un conflicto bélico. Estas zonas, son especialmente sensibles a la escasez de agua potable, no sólo por sus circunstancias geológicas, si no por los conflictos socioeconómicos que padecen.

Ya hemos repetido reiteradamente durante esta semana que el agua es esencial para la vida humana. Es que no sólo nos hace falta para beber, nos hace falta para mantener una correcta higiene en nuestro entorno y nuestra alimentación. La necesitamos también para producir alimentos e incluso energía. Es decir, que tiene todos los ingredientes básicos para convertirse en una herramienta de manipulación de masas.

El hecho de envenenar ríos o embalses para intoxicar a toda una población puede parecer de ciencia ficción. A continuación, te contaremos las acciones reales que se realizan en la guerra usando el agua como arma.

Relación de la escasez de agua y el conflicto, el agua como arma de guerra

En el mes de junio ya se anunciaba la escasez de agua en una zona conflitiva, como es Afganistán. La directora del NRC en Afganistán dice que “La sequía de este año será la gota que colme el vaso para millones de afganos que ya luchan para sobrevivir después de décadas de conflicto y la pandemia de COVID-19”, Astrid Sletten, recuerda además que estas personas tienen además reciente la sequía que los obligó a dejar sus casas en 2018.

La interrupción del acceso al agua y el deterioro del saneamiento son daños colaterales que se dan prácticamente en todos los conflictos bélicos. Es un aspecto generalmente poco conocido que extiende el sufrimiento más allá de las zonas de combate. El corto War and Water, finalista del We Art Water Film Festival 4, describe con total precisión lo acontecido a este respecto en la zona este de Ucrania. Son muy numerosos los conflictos armados actuales en el mundo y hay más de 75 millones de desplazados por este tipo de violencia.

Es evidente que se utiliza como medida de presión el acceso al agua y por supuesto, que las medidas de abastecimiento y de saneamiento en los campos de refugiados son escasas. Distan mucho de considerarse suficientes para mantener la salubridad y cubrir las necesidades reales de las personas que allí se encuentran.

Dificultades de abastecimiento en campos de refugiados, zonas desérticas o con víctimas de desastres naturales

Es evidente que la falta de abastecimiento en estas zonas se debe a las circunstancias de cada una. Es decir, en el caso de las zonas con conflictos bélicos situadas en Afganistán o en África, se añade a la situación, la dificultad añadida de una zona geográfica desértica, que ya de por sí, padece escasez de recursos, más allá de la situación socioeconómica del país.

También está el caso de zonas en las que se han sufrido desastres naturales, resultando las infraestructuras de abastecimiento y saneamiento, seriamente dañadas. Es probable que no lo relacionemos, pero las grandes inundaciones también pueden traer dificultades de abastecimiento de agua potable. Esto es porque ese exceso de agua arrastra consigo sedimentos y restos orgánicos que pueden propagar enfermedades al no estar debidamente potabilizados.

Sobra decir que el saneamiento es prácticamente inexistente en caso de inundación, ya que, con toda seguridad, cualquier sistema de alcantarillado estará afectado y habrá dispersado los residuos a través de la corriente.

No es difícil entender que realmente es muy complicado abastecer de agua y dotar de un correcto sistema de saneamiento a las personas afectadas por estas situaciones tan traumáticas. Es por eso que se hace imprescindible tener en cuenta estos problemas, conocerlos y seguir desarrollando sistemas para solucionarlos.

Soluciones para mejorar el abastecimiento en zonas con escasez de agua

El principal problema que se da en estos contextos es la propia escasez del líquido elemento, para lo cual se investiga en torno a soluciones que nos ayuden a optimizar el uso del agua. Esto no solo implica una concienciación sobre el ahorro del agua como recurso. Además se plantean soluciones como la ingeniosa máquina de agua desarrollada por un vigués. Enrique Veiga, es un perito que se dedicaba a la industria frigorífica y aprovechó los conocimientos adquiridos durante su trabajo en barcos pesqueros para desarrollar este invento, que es capaz de generar agua a partir de la humedad del aire.

Ya se habían utilizado soluciones como la desalinización del agua del mar para utilizarla como agua de consumo. Cada vez se avanza más en el campo de los tratamientos de agua, para conseguir hacer el agua que no es potable, apta para el consumo humano.  Esto también se hace especialmente útil en caso de inundación, la posibilidad de tratar el agua según el tipo de contaminación que la haga insalubre. Se ha avanzado también en sistemas de lechos filtrantes, que son capaces de limpiar incluso la contaminación por radiación natural del agua. En Whater nos dedicamos a aportar soluciones de este tipo, según el problema detectado en la zona.

Whater - Independientes

Otro de los problemas detectados en el abastecimiento de aguas en zonas de escasez, ya sea por conflictos bélicos, desastres naturales o simplemente por circunstancias del terreno; es la localización de los puntos de agua y el acceso a los mismos.

Es decir, muchas veces, no se conoce dónde hay un punto de agua. Sin embargo, esto nos puede ayudar a resolver un problema de abastecimiento o darnos pistas pistas sobre cómo solucionarlo.

Es por eso por lo que Whater ha desarrollado una app en la cual puedes encontrar toda la información que necesitas sobre el agua. En cada whaterpoint se indica además la calidad del agua y si es o no potable. Esta app, te da como usuario el poder de valorar la calidad de agua de tu zona y conocer además los puntos de agua potable de distintas zonas a nivel mundial. Poco a poco esperamos seguir creciendo. Sabemos que esta aplicación es verdaderamente útil para solucionar o para colaborar en esa solución de la escasez de agua en las zonas de conflicto. Debido a que pudiendo detectar cualquier usuario un punto de agua potable más cercano y poder abastecerse.

Deja una respuesta