En este momento estás viendo ¿Por qué se celebra la semana mundial del agua?

La Semana Mundial del Agua arrancó ayer día 26 de agosto y se celebra en Estocolmo. Esta semana es un punto clave para debatir y tratar los problemas referentes a las aguas en todo el mundo. Se pretende concienciar y reflexionar sobre los problemas de la falta de agua en el mundo. Es en este foro donde se reúnen expertos de todo el mundo para analizar y poner soluciones a los desafíos hídricos más preocupantes del planeta.

Es algo que todos debemos tener muy presente, el agua es indispensable para la vida, no solo porque sea necesaria para hidratarse, también es necesaria para mantener una buena higiene. En muchos países, existen hospitales que no tienen agua corriente limpia, lo cual genera problemas graves, como infecciones que pueden llevar a la muerte, relacionadas con esta falta de higiene.

Este fluido produce un gran impacto en muchos aspectos de la Humanidad. Influye en la producción de alimentos, de energía, es un factor importante en el cambio climático y también en la educación y la salud.

En esencia, es el elemento básico sin el cual no se puede garantizar la vida. Sin embargo, se estima que 4 de cada 10 habitantes del planeta están afectados por escasez de agua.

Es por eso por lo que esta semana es importante para avanzar y encontrar recursos y soluciones a todos los problemas de agua existentes.

La magnitud del problema

Podemos constatar que según UNICEF y la Organización Mundial de la Salud:

2,1 billones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable gestionados de una forma segura.

4,5 billones de personas no disponen de servicios de saneamiento con una salubridad garantizada.

340.000 niños menores de cinco años mueren al año como consecuencia de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de salubridad en las fuentes.

Más de 1.800 millones de personas en el mundo beben agua con riesgo de contener residuos fecales.

El problema está claro, pero además está en el centro de la crisis climática y es necesario tomar acción. Problemas como la desertización o como la muerte masiva de animales marinos en el Mar Menor, deben ser resueltos a la mayor brevedad posible, por la supervivencia de todos.

Bajo el lema “Construir resiliencia más rápido” se ha resaltado que se el tiempo se agota a la hora de asegurar este derecho para la humanidad en todo el planeta. Debemos adaptarnos a los cambios del nuevo entorno climático.

Antecedentes de la Semana Mundial del Agua

Para entender el motivo de la celebración de esta semana, debemos saber que en julio de 2010, la Asamblea General de la ONU reconoció el derecho de todas las personas al agua y al saneamiento. Esto lleva implícito el hecho de que cada persona debería tener acceso a una cantidad suficiente de agua para uso doméstico. Lo que viene a ser entre 50 y 100 litros de agua al día.

Ese agua además debe ser segura, es decir potable, aceptable y asequible. En ningún caso su coste debería suponer más del 3% de los ingresos que hay en el hogar. El origen o la fuente no debe hallarse a más de 1 Km ni su recogida debe suponer un tiempo superior a 30 minutos.

Las Naciones Unidas llevan largo tiempo trabajando en estos problemas, y podemos señalar una cronología de acuerdos y reuniones que han supuesto grandes mejoras en la crisis mundial del agua.

Cabe destacar las siguientes cumbres y reuniones que se han centrado en el problema del agua:

  • Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua (1977).
  • Decenio Internacional del Agua Potable y del Saneamiento Ambiental (1981-1990).
  • Conferencia internacional sobre el agua y el medio ambiente (1992).
  • Cumbre para la Tierra (1992).
  • Decenio Internacional de Acción “Agua para la Vida” 2005-2015.
  • Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
  • Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030.
  • Agenda de Acción de Addis Abeba 2015 sobre la Financiación para el Desarrollo.
  • Acuerdo de París 2015.

Todas ellas han dado como resultado pasos para la mejora de los distintos problemas del agua. Aunque también se hicieron mejoras anteriormente. Fue a finales del siglo XIX cuando se tomaron importantes medidas para mejorar la potabilización mediante la cloración. Es la medida que más vidas ha salvado, garantizando la desinfección y la prevención de enfermedades propagadas a través del este medio.

Cada día se producen nuevas investigaciones y se mejora en los nuevos tratamientos de aguas, se encuentran nuevas soluciones para los diferentes problemas de aguas. Algunos son derivados de una mala gestión de residuos, otros por mala calidad del agua. En cualquier caso, debemos trabajar juntos para solucionarlos todos.

En la semana del agua, cuenta con Whater para asesorarte.

Deja una respuesta

Esta entrada tiene un comentario